Sí a la democracia, sí al medio ambiente, sí a la solidaridad – No a la Unión Europea!

Jóvenes contra la UE es una organización juvenil bipartidista que trabaja en contra de que Noruega se afilie a la UE, y adaptación a la UE en general. Unificamos a jóvenes de todo el país y todas las visiones políticas en una lucha común contra afiliación noruega a la UE.

Los argumentos principales de Jóvenes contra la Unión Europea son:

Democracia
Medio ambiente
Solidaridad

Queremos un mundo, una Europa y una Noruega caracterizados por una democracia viviente, solidaridad con los marginados, y solidaridad con futuras generaciones mediante una buena política medioambiental. Para nosotros la UE es incompatible con estas metas. En la lucha por la democracia, el medio ambiente y la solidaridad la única solución es estados activos unidos en la ONU.

Sí a la democracia

Las decisiones deben tomarse cerca de los que son afectados por ellas. Si Noruega entra a la UE, la UE asumirá la gestión de muchos áreas políticos que hoy son gestionados por Noruega.

La UE sufre un déficit democrático enorme, y es muy difícil para la gente influir a las decisiones.

Sí a la solidaridad

La política comercial común da la UE es dañina para los países pobres y previene el desarrollo. Fuera de la UE Noruega tiene la libertad de aliarse con países pobres y seguir una política más solidaria – si eso queremos.

Como sistema la UE se basa en las cuatro libertades y limita los derechos laborales. Si Noruega entra a la UE tenemos que introducir el Euro como moneda, lo cual dificultará la lucha contra el desempleo y para preservar el estado de bien estar.

Sí al medio ambiente

La UE como sistema se basa en crecimiento económico a través de libre comercio. Esto implica más consumo, más transporte y más contaminación. Además las políticas agrícola y pesquera tienen efectos muy negativos para el medio ambiente y la diversidad biológica.

El hecho de que Noruega está afuera de la UE para nada garantiza que seguimos una mejor política medioambiental, pero nos da la libertad de hacerlo. Entre otras cosas Noruega frecuentemente juega un papel importante en negociaciones internacionales sobre el clima. Como afiliados a la UE hubiéramos estado atados por su política común en estos órganos.

Del med andre: